EGO
Buscador

Ya están aquí las Celeb Wars

Termina el año y por eso repasamos qué tal han jugado este año los miembros de la aristocracia de los tabloides. Justin Bieber, Kanye West, Jennifer Lawrence... ¿Y tú de qué equipo eres?

Esther Miguel Trula

Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Ya están aquí las Celeb Wars

GANAN

Taylor Swift: sí, podríamos hablar durante horas del aspecto completamente perfecto bajo cualquier situación de esta criatura nacida para ser estrella (ya sabes, Mujer del Año según los premios de estilo de ELLE, y tal), pero Swift ha hecho otras cosas para merecerse este puesto. Partimos de finales de 2014, momento en el que lanza el disco 1989 (también su año de nacimiento) al tiempo que eliminaba su catálogo musical del gigante del streaming Spotify. La artista más escuchada del planeta le daba una patada en la entrepierna a la plataforma acusada de canibalizar la industria musical. Este año, en junio, hizo unas encendidas declaraciones contra la empresa sueca para pasarse a Apple Music… Y luego volvió a cargar contra la compañía de la manzana por no hacer lo suficiente por sus artistas, a quienes ella consideraba que no retribuía como se merecían. Unos gestos que una estrella de su tamaño no tenía ningún motivo para hacer (ella ya saca rédito económico más que suficiente por otros lados), pero que la honran.

o-SHIA-LABEOUF-facebook

Shia Labeouf: es lo que podríamos llamar la tercera vía del estrellato: alguien que no opta por seguir las dinámicas que se van generando sobre su presencia en los medios, sino que directamente se las inventa. El artista total ha sido uno de los imanes de atención más notables de este año. Y aunque el bueno de Labeouf no haya brillado tanto en 2015 como lo hizo en 2014 (hemos perdido el factor sorpresa de ‘I am not famous anymore’) sí ha logrado darnos algunos de los mejores momentos memorables de fácil propagación. Ahí ha estado el video motivacional (o parodia de lo mismo) Do it. Después #Allmymovies, donde compartimos con él la experiencia de verle de-crecer en pantalla… y dormirse con las secuelas de Transformers. Por último, #touchmysoul, demostrando apenas hace un par de días que quiere dejarnos claro que más que un actor es un guía para la introspección espiritual.

Nicki Minaj: si alguna vez hemos escuchado eso de que las mujeres no blancas salen perdiendo en la industria musical, Nicki Minaj nos lo recuerda montando la polémica de la última edición de los MVAs, que de forma más que cuestionable la dejó fuera como anfitriona del programa. Y así se lo hizo saber a la ex -chica Disney en su discurso tras recibir el premio a mejor videoclip de hip hop del año: “Miley what's good?” La respuesta de Miley Cyrus no se hizo esperar, pero tampoco los memes ni las thinkpieces sobre el estado de la cuestión racial en la cultura popular. ¿Estaba preparado? ¿No lo estaba? Es difícil conocer esta verdad gnóstica, pero sí que sabemos que supo darle a las teclas adecuadas para conseguir lo que quería de los medios: recuperar una atención que esta rapera necesita ahora mismo como si fuera oxígeno.

Kim Kardashian: se ha comido su propia placenta. Nada más que decir.

o-JENNIFER-LAWRENCE-facebook

Jennifer Lawrence: aunque son muchas las mujeres de la industria del entretenimiento que este año se han lanzado a denunciar las injusticias a las que se somete su género, en especial en el plano económico, nada ha consternado tanto como las declaraciones de la rubia estadounidense cuando aclaró lo que cobró ella en ‘La gran estafa’ con respecto a lo cobrado por sus contrapartidas masculinas. Tres hurras por la Lawrence furiosa.

PXXR GXNG: espera antes de atacarnos, escucha lo que tenemos que explicarte. No es que estas nuevas celebridades patrias hayan hecho uno de los peores discos del ámbito nacional, cuestión harto subjetiva y que habría que analizar en profundidad. Es que ellos mismos lo han declarado así en una entrevista concedida a la revista Rockdelux: su nuevo disco es una tremenda bazofia que le han colado a Sony Music Entertaintment. Y si esa no es la actitud…

PIERDEN:

Drake: ¿Cómo llevará el cantante lo de haberse convertido en el choteo mundial favorito de todas las redes sociales? Esperamos que muy bien. Desde EGO le mandamos un abrazo.

justin-bieber-y-sus-mil-cortes-de-pelo

Justin Bieber: primero, ver al ídolo teen favorito de las adolescentes terriblemente emocionado en la última gala de los VMA. Después todo lo que ha tenido que ver con su gira europea, en la que dejó a España (o al menos a los 40 Principales) en evidencia ante las audiencias mundiales, que descubrieron al tiempo que el nivel de inglés del español medio es de confundir club con disco. Pero es que después, en lo que parecía el agotamiento extremo del carnaval de frivolidad y flashes de los medios a los que está expuesto, se dedicó a sabotear sus propios conciertos y a despreciar a las fans. Menudo año.

Kanye West: este no ha sido del todo el año de la superestrella. Empezando por que la colección de ropa lanzada a bombo y platillo por el príncipe del hip hop no ha convencido demasiado (no todos sus fans estaban contentos con eso de pagar 600 dólares por unas Yeezy Boosts) y siguiendo con ese change.org que 133.000 personas apoyaron para intentar boicotear al músico como cabeza de cartel de Glastonbury Festival 2015. De nuevo se convirtió en la voz crítica más notable de los Grammy, esta vez explicándole a Beck cómo debía rendirle respeto a Beyoncé, quien no ganó a mejor artista. Pero hemos de admitir que sólo ha perdido a medias. Yeezy remontó a mitad de temporada con otra de las bombas del año que nos recuerda que nunca deberíamos desestimar a este león: su candidatura a presidente de los Estados Unidos. #Kanye2020. Yes we Kanye.

468160102-e1427753035605-1940x1090

TIDAL: Sí. El 30 de marzo de este año el 1% del pop con Jay Z y Beyonce a la cabeza presentaba una supuesta “alternativa real” al sistema actual de la música por streaming, una en la que la música en HD (nos enteramos justamente entonces de que nos hemos pasado el tiempo escuchando archivos cochambrosos) y los servicios exclusivos iban a arrastrar a las masas de oyentes digitales… por el módico precio de 20 dólares al mes. Y aunque su iniciativa es encomiable, más dada la situación del mercado actual, el alto precio así como las acusaciones de no pagarle lo propio en royalties a los artistas de menor caché, hacían que nos cuestionásemos de qué servía este ruidoso aparato creado por un puñado de multimillonarios. “El reto es lograr que la gente vuelva a respetar la música, a reconocer su valor”. Gracias, TIDAL.

Charlie Sheen: triste fue la noticia lanzada a los medios de comunicación el pasado noviembre sobre ese diagnóstico de hace cuatro años que marcó positivo en VIH. Pero peor aún han sido las acusaciones sobre no haber puesto al corriente de su situación a varias de sus parejas sexuales, a las que de ser cierto lo que estas defienden, las habría expuesto temerariamente a la enfermedad. Él defiende lo contrario, así que habrá que esperar a la resolución en los tribunales.

Rachel Dolezal: Simplemente, no.

Categoría: Cine y TV y Humor

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Te puede interesar

Ver más articulos