Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

DS E-TENSE, hemos probado el deportivo del futuro

Es eléctrico, es un lujo y es un tiro de 402 caballos. Palabras mayores.

Álvaro Luengo

Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

ds etense

Ya es buena suerte que a uno le inviten a probar un concept car. Y ya es mala que, ese día, diluvie. Pero, evidentemente, allá fuimos. De entrada, el coche es espectacular. Para gustos los colores pero, independientemente de que te entre por la vista, el DS E-Tense destila deportividad, originalidad y lujo. Realmente, es un coche diferente. Eléctrico y diferente. Este coupé Gran Turismo mide 4,7 metros de largo y menos de 1,3 metros de alto y tiene una silueta muy agresiva en la que destaca sobre todo la parte trasera del coche, ¿dónde está la luneta? No hay. Esto, le da un aspecto muy diferente al resto de los automóviles del mercado. Alucinantes también son los faros, que cambian de cruce a carretera girando sobre sí mismos. Además, son “inteligentes” y modulan su luminosidad en función del tipo de carretera y de las condiciones climatológicas.

dentro-1
trasera

En cuanto al motor, el coche es un tiro. Sus 402 CV le hacen acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, y alcanza una velocidad de 250 km/h. En cuanto a la autonomía, es capaz de recorrer 360 km por ciudad, o 310 km en un ciclo mixto. Circulando por Madrid, con lluvia y sin ser pilotos expertos, evidentemente no pudimos sacarle todo el partido, pero la sensación es que, aunque el coche es fácil de llevar a pesar de su potencia, puede ser indomable.

dentro-2

Dentro, es otro mundo. Para ser sinceros, cómodo no es. La posición al volante (que por cierto es casi cuadrado) no es la de un fórmula 1, pero te hace sentir así. Vas embutido a ras de suelo, en un asiento deportivo bastante estrecho y duro, rodeado de aluminio y cuero. Solo en el interior, los diseñadores han trabajado más de 800 horas para conseguir un ambiente futurista donde todo está cuidado hasta el último detalle. Para fabricar el salpicadero, igual que la rejilla de la calandra frontal, se ha recurrido a la impresión 3D.

interior

Toda la instrumentalización digital del interior es de alta definición, con un cuadro de mandos de 12 pulgadas asociado a una pantalla táctil de 10, desde la que se controla todo. Además, como no tiene luneta (y los retrovisores laterales están prácticamente de adorno) toda la visión trasera es a través de un retrovisor digital al que cuesta un poco acostumbrarse. En cuanto a las emisiones, al ser un coche eléctrico se reducen a cero pero es que, además, la cabina cuenta con una tecnología ‘clear cabin’ que detecta, analiza y filtra los elementos contaminantes del exterior, purificando el aire que respiran los ocupantes.

La fabricación artesanal de esta única unidad, según parece, podría haber costado en torno a los dos millones de euros, y no sabemos si algún día verá la luz como coche de producción. Lo dicho, cómodo no es, pero es un prototipo alucinante, divertidísimo y cuidado al detalle. Bendita incomodidad.

Categoría: Motor

Publicidad

Ver más articulos