Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

¿Por qué las de Five Guys son las hamburguesas favoritas de Obama?

La popular cadena estadounidense aterriza en Madrid sin publicidad alguna, tan solo con el boca a boca y una buena lista de adeptos de peso internacional. 

Andrés Galisteo

Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

¿Por qué las de Five Guys son las hamburguesas favoritas de Obama?

Seguramente el ya ex presidente de Estados Unidos se haya comido unas cuantas en estos últimos días para ahogar las penas. Ya lo hizo después de ser investido por primera vez, aparcando agenda y cruzándose al establecimiento más cercano con un séquito de cámaras, prensa y fans. Por aquel entonces a Five Guys ya no le hacía falta promoción alguna después de más de dos décadas de imperio en los States. Tras semejante bombazo, publicado por doquier, menos aún. 

¿Qué tiene esta franquicia, creada en los 80 por cinco hermanos de Virginia que aparcaron la universidad para convertirse en los reyes de la "fast food"? Ahora que ha llegado a Madrid, nos hemos acercado a conocerla para contarte por qué uno de los hombres más poderosos del mundo y por qué otras muchas celebrities como la cantante Adele se derriten cual tranchete al pasar por su puerta. 

1. Comida rápida gourmet

Sí, puede parecer una contradicción, pero queremos que entiendas el sentido. Para que te hagas una idea, en Five Guys no hay congeladores. Si no lo crees, ve a verlo. Todo el producto es fresco y solo se refrigera. Cada semana llegan toneladas del mismo (verduras españolas y carne de Irlanda, aunque pretenden que en algún momento también provenga de aquí). Los filetes proceden de vacas felices que pastan en libertad y que escuchan a Vivaldi. Será por eso que, al morderlos, son música para el paladar. 

Burger 02

2. Personalización

Lo cierto es que no te vuelves loco con los menús, y eso se agradece. Dentro de la sencillez, las combinaciones son decenas. Es decir, la base es lo que es, jugosa ración doble de carne en dos tamaños y pan del día (por poder, puedes quitárselo y guardar la línea). Si lo deseas, añadirás crujiente bacon o sabroso queso y, a partir de ahí, hasta quince toppings gratuitos si tienes valor y estómago (tomate, lechuga, pimientos, cebolla cruda o a la plancha, champiñones, jalapeños...) El precio no supera los 10 euros y va en función del tamaño y de la presencia de los dos primeros ingredientes. Estos últimos extras, has leído bien, son free, igual que los cacahuetes de aperitivo, una curiosa forma de engañar al estómago. Ojo, no te infles. 

3. Variedad

Que vayas a Five Guys y no pidas hamburguesa debería figurar en el Código Penal. Pero oye, sus perritos también prometen y sus sándwiches vegetales te permitirán hacer algo más de caso a la OMS. La verdad, nosotros preferimos saltárnosla a la torera. Y Obama también. 

FiveGuys-0567

4. Las patatas... ¡qué patatas!

God bless America. Y Francia. Del país vecino vienen los sacos de patatas que decoran el restaurante y desde ya te decimos que son las mejores patatas fritas que hemos catado en este tipo de establecimientos. Si a ti en casa te salen mejor te retamos a que nos lo demuestres. Deliciosas y en cantidades ingentes, no escatiman. Nos chiflan. 

FiveGuys_burgerandfries

5. El postre

Deja hueco, como colofón o como acompañamiento, porque los batidos son a Five Guys lo que las fans a Justin Bieber: Indisolubles. El cantante, otro fiel cliente de la cadena, suspira por esta irresistible combinación de helado de vainilla batido con hasta once ingredientes distintos. Y sí, también son por la cara. Fresa, plátano, Oreo y... ¿bacon? Eso es. Ve a por todas y pruébalo. Crea adicción. 

6. La bebida

Ahora te parecerá lo más normal del mundo, pero que sepas que para 2017 prometen ser los primeros en instalar una máquina de Coca Cola "freestyle". ¿Y eso qué es? Un aparato que te hará feliz, muy feliz, gracias a que tendrás la posibilidad de crear cuántas bebidas a tu gusto quieras en base a más de cien variedades. Locura máxima.

Restaurante Madrid

7. El rollo

Si Five Guys fuera una sosería, por muchas que sean las bondades de su oferta, no habría colas de horas en la puerta del local de la Gran Vía capitalina ni en los de medio mundo cada vez que abren. Su impecable estética rojiblanca, entre "diner rockabilly" y colchonera, se impregna de buena música y simpatía de un personal que no se desborda ni desquicia. Y créenos, tienen razones para hacerlo. Si sirvieran gin tonics te tomarías uno con ellos, seguro. Quizá te gires y brindes con Donald Trump... O con Rajoy... ¿Quieres evitar el riesgo? Pídelas online en www.fiveguys.es 

Categoría: Gourmet

Publicidad

Ver más articulos