Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Jalisco, trago a trago

En busca del mejor tequila, recorremos sus orígenes, en México, entre campos de agave, destilerías centenarias, pueblos mágicos y deliciosa gastronomía.

Andrés Galisteo

Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Reyes Salón Cantina, Guadalajara
Terraza Antigua Casona, Tequila
Fonda Cholula, Tequila
La Capilla, Tequila
Restaurante Barracuda, Puerto Vallarta
La leche, Puerto Vallarta

Ver más imágenes

El tequila es mucho más que un “shot” en un bar a altas horas de la madrugada. Algo más que un espirituoso que anima las noches entre amigos. Ni sal, ni limón. Su realidad aún es muy desconocida en España pero lo cierto es que en México, donde es bebida nacional, se le rinde pleitesía como si de un gran vino se tratara.

La industria en torno a este destilado es una de las más fructíferas del país desde que la producción se legalizara en el siglo XVIII. Fue el empresario José Cuervo el primero en recibir permiso para elaborar este alcohol y aún hoy día su sello viste las mejores botellas. Algunas, como las Reserva de la Familia, muy preciadas y costosas.

Para descubrir su imperio, el más próspero de la región, Iberia o Aeroméxico ofrecen vuelos a Guadalajara con una recomendable escala en Ciudad de México. Desde Guadalajara, con un rico patromonio artístico que data de la época colonial, parte los sábados el José Cuervo Express, un tren de lujo que recorre los campos de cultivo del agave azul a partir del cual se fabrica el alcohol. El paisaje, Patrimonio de la Humanidad, se extiende hasta las faldas del volcán de Tequila, donde se sitúa la idílica localidad homónima.

Es un pueblo mágico, una denominación oficial del gobierno del país que lo señala como destino destacado por su historia, leyendas y costumbres. Una colorida localización que descubrir paseando por sus callejas, repletas de mercados y cantinas, que confluyen en la plaza central, la de la iglesia de Santiago Apóstol.

Hay muchas opciones pero La Rojeña, la destilería más antigua de América Latina, pertecenciente al mencionado José Cuervo, es una de las que se encuentra aquí y ofrece una interesantísima visita, cata e, incluso, almuerzo en sus instalaciones. El hotel Solar de las Ánimas, un exclusivo establecimiento miembro desde este año de Relais & Châteaux, es la atalaya idónea para otear los alrededores.

Pero no te quedes solo con esto. Si bien es el núcleo, Jalisco da mucho más de sí y, si te haces con un coche, podrás llegar incluso a la idílica costa tras los aromas y sabores del tequila, a la vibrante ciudad de Puerto Vallarta, parada turística obligatoria que conserva, no obstante, toda la magia local. Desde los hoteles Garza Blanca o Moussai tendrás una preciosa panorámica de la bahía. Desde el puerto parten barquitos que te desvelarán las impresionantes playas aledañas y algunos refugios practicamente inaccesibles por tierra como el pequeño Hotelito Mío o Casitas Maraikas.

Para empaparte del mejor tequila en compañía de las exquisitas recetas de la cocina autóctona de este estado, toma nota de la siguiente lista de direcciones fundamentales que te proponemos y ve organizando tu viaje así, trago a trago.  

Categoría: Gourmet y Viajes

Publicidad

Ver más articulos