Colapsar/descolapsar
Buscador
cerrar

Scarlett Johansson es nuestra actriz de acción favorita

Repasamos diez motivos por los que la intérprete se ha convertido en una pieza fundamental del cine de acción actual como demuestra en 'Ghost in the Shell: El Alma de la Máquina' (estreno en cines: 31 de marzo).

Ricardo Rosado
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Scarlett Johansson

Scarlett Johansson en ‘Ghost in the Shell: El Alma de la Máquina’ (estreno en cines: 31 de marzo)

Su padrino explosivo fue Michael Bay
En 2005 Johansson ya era una actriz reconocida. Títulos como ‘Ghost World’ consiguieron que Sofía Coppola se fijase en ella para protagonizar junto a Bill Murray ‘Lost in Translation’, por lo que su fama se había disparado. Era cuestión de tiempo que alguien probase con la nueva estrella en el cine de acción, pero fue el mismísimo Michael Bay el primero que confió en ella para protagonizar la futurista ‘La isla’. Entrar en el cine explosivo de la mano de Bay es toda una garantía.

La evolución de Viuda Negra
Cuando descubrimos a su personaje marvelita en ‘Iron Man 2’, no parecía mucho más que una elección puramente estética. Con el paso de los títulos, sus intervenciones han ido ganando en contundencia y profundidad, atreviéndose a tratar temas tan espinosos para una saga juvenil como la esterilización. Con su aspecto ha ocurrido una evolución similar, llegando a olvidar en diferentes entregas los trajes de neopreno ceñidos en la búsqueda de un look más apropiado para una asesina letal con cualquier arma y experta en la lucha cuerpo a cuerpo.

09219fe2e5a2cffc79a96f39870378f7

Lucy, sin miedo a las actualizaciones
Con una carrera cada vez más asentada, y con su propio hueco en el género en el que las armas son imprescindibles en cada escena, se atrevió a jugársela con Luc Besson. El director francés, amado y odiado a partes iguales, lleva sus ideas hasta el final, pase lo que pase. Así lo demostró en ‘Lucy’, thriller excesivo de ciencia ficción que supuso una sobrecarga para gran parte del público pero que la actriz supo domar desde el inicio. Los que consiguieron remar a favor, salieron encantados gracias al dominio de una Scarlett todopoderosa.

Su cyborg personal
Tras la locura francesa muchos hubiesen frenado, pero Johansson decidió acelerar. Para involucrarse en un proyecto como ‘Ghost in the Shell: el Alma de la Máquina’ (estreno en cines el 31 de marzo) hay que tener valor, especialmente sabiendo lo exigentes que pueden llegar a ser los enamorados de una obra de culto que lleva creciendo más de veinte años. La actriz se la jugó y, tras las primeras y esperadas críticas de whitewashing, los ánimos se calmaron según fueron apareciendo imágenes de la película en las que Johansson presentaba su versión cinematográfica de la Mayor. ¿Sería suficiente para conquistar a los conocedores de la obra y atraer a nuevo público?

scarlett

El acierto de la máquina
En ’Ghost in the Shell: el Alma de la Máquina’ entramos de lleno en un atemporal futuro cyberpunk en el que la Mayor nos sirve de guía. A diferencia de otros compañeros de oficio con cierto peso en la industria, la mayoría masculinos, Johansson ha permitido que este relato incluya la oscuridad, dureza y complejidad filosófica que merecía. La búsqueda del yo, el hackeo y robo de cuerpos y almas y la creación de un nuevo ente, siguen siendo debates fundamentales del producto, algo sorprendente dentro de una película de acción norteamericana.

La contundencia de la Mayor
Además de conservar las diatribas filosóficas, en ‘Ghost in the Shell: el Alma de la Máquina’ no han escatimado en acción noventera, aquella de la que estaba plagada el anime de Mamoru Oshii. Scarlett demuestra más contundencia que nunca, tanto con armas de fuego como en la lucha cuerpo a cuerpo. En una película llena de arreglos digitales, sorprende descubrir lo físicas que resultan algunas escenas en las que la protagonista lo da todo. Incluir el momento de destrucción corporal final es otro acierto que no sabemos hasta qué punto hubiese sido permitido por otro intérprete de su calibre.

 

Natasha busca su hueco
La espía Natasha Romanoff lleva siendo un personaje del universo cinematográfico de Marvel desde 2010. Ha participado en cinco títulos de la franquicia y está en plantilla de, al menos, otros dos proyectos futuros. Ya va siendo hora de que tenga su propia película como protagonista y, por lo que parece, estamos cerca. “El personaje está listo para un título en solitario, ahora mismo es solo cuestión de encontrar un hueco en la agenda”, confiesa Johansson. “Tendrá que ser la mejor versión de la película posible, de lo contrario nunca lo haría”.

La taquilla responde
En 2016 se convirtió en la estrella con mejores datos de recaudación. Sus números se deben a trabajos tan dispares como ‘¡Ave, César!’, ‘El libro de la selva’ y, claro, ‘Capitán América: Civil War’. Ni sus compañeros Robert Downey Jr. y Chris Evans supieron enlazar diferentes proyectos para superar los números de Scarlett.

Es una payasa
Esto es un motivo de peso en cualquier lista positiva y, tratándose de una actriz que nos está encandilando gracias a su incursión en el cine de acción, más aun. Además de haber sabido demostrar que puede reírse de sí misma arriesgando en papeles como los que interpreta en ‘Don Jon’ o  al inicio de ‘Lucy’, se ha convertido en una invitada clásica del ‘Saturday Night Live’. En su última intervención tocó techo al parodiar a la ahora poderosa Ivanka Trump recreando su anuncio de perfume.

 

Luchando tras la cámara
La actriz no solo pelea por exigencias del guion. Cuando algo no marcha bien a su alrededor, Johansson da un paso al frente. Así lo demostró uniéndose a la marcha de la mujeres convocada en Washington el pasado mes de enero. “Estoy aquí para luchar por la protección de nuestros cuerpos y nuestras decisiones”, señaló en un comunicado. Los de siempre no tardaron en insultarla, otro motivo de peso para saber que su bando es el bueno.

Categoría: Cine y TV

Publicidad

Ver más articulos